Sígueme también en

Buscar

3 may. 2009

"DÉJAME ENTRAR", TIERNA, SILENCIOSA, INTENTSA

Acabo de llegar del cine. Sin duda, hoy era un gran día, y es que por fin iba a ir a ver "Déjame entrar", y sólo puedo decir que no me ha defraudad en absoluto, tal y como esperaba.

Simplicidad, ternura, intensidad, intriga, tensión, contención... Podría llenar líneas y silencios con miles de adjetivos que describieran todo lo que transmite este film. La expresividad de sus dos jóvenes protagonistas, los silencios que explican todo, las miradas, el contacto leve de ellos, sus diálogos cargados de realidad dentro de esta historia irreal, pero que comparte rasgos cotidianos: amor, violencia, acoso, marginación, supervivencia, exclusión, diferencia, sacrificio...

Sus dos protagonistas, tan diferentes pero a la vez tan iguales son los únicos que se pueden comprender. No pertenecen a este mundo cruel, como tantas otras personas. Sólo se tienen el uno al otro, y la historia sólo puede acabar de una forma.

El estilo del director, Tomas Alfredson, es simple, claro, lacónico. Utiliza mucho los primeros planos, remarcando mucho al espectador la expresión facial de sus protagonistas (los ojos de Eli, el rostro de Oskar...), los detalles como la huella de la mano de Oskar en la ventana, contraluces. No abusa de la banda sonora, se respira tal silencio que sólo se escuchan pasos y respiración, y en breves y contadas ocasiones, una maravillosa banda sonora.

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts with Thumbnails