Sígueme también en

Buscar

3 ene. 2010

ENTREVISTA: Natalia Sanguino, autora de "Diario de una periodista en paro"

Es justo que la gente mienta en su currículum: de esa manera, cuando las empresas les mientan, la balanza estará equilibrada



l próximo 12 de enero la periodista Natalia Sanguino publicará en Ediciones Versátil el libro "Diario de una periodista en paro", que ya hemos tenido oportunidad de leer, y que ya podéis reservar en FantasyTienda. Este libro es una muestra corrosiva y divertida del calvario por el que tienen que pasar millones de jóvenes que buscan un hueco en el mercado laboral. Pero Carolina, su protagonista, está armada de cinismo y buen humor, y resulta sencillo pasárselo bien con su lectura.

Natalia Sanguino nació en Madrid en 1979 y ha vivido casi toda su vida en Alcorcón. Estudió Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, y tras licenciarse trabajó como azafata hasta lograr sus primeras prácticas en el sector. Trabajó en periódicos locales, como documentalista de medios y en el portal de internet StarMedia.

Además de su carrera periodística se ha acercado a la fotografía y ha hecho cursos de guión y montaje. En la actualidad se pone tacones pero no uniforme, vive en Madrid y trabaja en la redacción multimedia de la Agencia France Presse (AFP). Os dejamos con la conversación que hemos mantenido con ella.


Alejandro Serrano: Trabajas en la redacción multimedia de la agencia France Presse en Madrid, tus tiempos de peregrinar en busca de tu primer trabajo en el mundo del periodismo ya pasaron. ¿Qué significó para ti revivir esta experiencia personal para escribir este libro? ¿fue más amargo o divertido?


Natalia Sanguino: Me lo pasé genial escribiendo este libro, para qué voy a mentir… Fue amargo en cuanto a recordar que esa situación puede volver a darse, pero recuperé cosas que todavía me hacen sonreír y eso siempre es agradable.

Alejandro Serrano: Si de algo puede calificarse a tu primer libro, “Diario de una periodista en paro”, que publicará el 12 de enero la editorial Versátil, es de divertido y realista. El humor negro está presente en cada día relatado. ¿Es esta la única forma de tomarse la búsqueda del primer empleo en tu vocación u otras compañeras han tenido experiencias diferentes?

Natalia Sanguino: Con humor todo se ve mucho mejor, siendo optimista e intentando no dejarse vencer, aunque todos tenemos días espantosos. Entre mis compañeros de Facultad hay historias de todo tipo: gente que salió con trabajo y ahí sigue, gente que terminó alejándose del periodismo, gente que ha ido entrando y saliendo del paro… No todos los periodistas que conozco han tenido la mala suerte que tuve yo, pero también los ha habido con peor fortuna.

Alejandro Serrano: “No hace falta ser periodista para disfrutar este libro”, afirma la sinopsis del mismo; y podemos constatar que es cierto. ¿Hay algo que diferencie al aspirante a periodista remunerado del resto de profesiones? ¿Carolina es tu alter ego al 100%?

Natalia Sanguino: Al periodista lo que le suele diferenciar de otras muchas profesiones es el ego. Imagino que en otras también se dará , pero a veces los periodistas tienen unas ínfulas de cambiar el mundo y de ponérselo por montera que hace que tengan mala prensa entre los demás. Irónico, ¿no? En cuanto a Carolina, es mi alter ego… a ratos al 120% y a ratos al 10%. En algunas cosas es más atrevida que yo y en otras… como decirte… yo me hubiera ido con el soldador.

Alejandro Serrano: Confieso haberme reído mucho durante la lectura del libro con las situaciones que se le plantean a Carolina; por supuesto, con su lectura también se sufre, hasta cierto punto. ¿La realidad supera a la ficción? ¿Qué situación vivida por ti podrías calificar como la más extraña o denigrante? ¿y la más sorprendente –para bien-?

Natalia Sanguino: Me alegro de que el libro haga reír, ¡es su principal objetivo! Pasar un rato agradable, ver que lo que a uno le pasa le ha pasado a muchos… Pero también quería hacer sentir esa sensación de angustia de la protagonista, de no saber qué hacer, dónde ir… La realidad, no solo en mi caso, sino en los de muchos amigos, ha superado a la ficción con creces, las situaciones surrealistas están en el día a día y hay que saber exprimirlas para sonreír un poquito.

La situación más rara por la que he pasado es, sin duda, la de las aceitunas, porque, cambiando el pueblo (que es inventado) y el alimento, todo lo demás es cierto. Para mí lo más sorprendente, y lo siento, ha sido encontrar un trabajo como el que tengo ahora, en cuanto a que alguien se acordara de mí cuando hubo un puesto disponible. Siempre hace ilusión saber que se te valora, ¿no?

Alejandro Serrano: “Diario de una periodista en paro” se lee del tirón, y a pesar del vía crucis que ha de pasar Carolina a lo largo de esos meses de búsqueda de empleo, es fácil pasárselo bien con su lectura. ¿Cómo afrontaste su escritura, significó una liberación?

Natalia Sanguino: Sí, totalmente, me lo he pasado realmente bien escribiéndolo. A veces, cuando se me ocurrían réplicas, por ejemplo, me reía antes de escribirlas. Todavía cuando leo los diálogos del COIE me río. Y por cierto, eso es totalmente falso, ¿eh? Que yo ni dengue, ni tifus, algún catarro de vez en cuando y ya… Escribir toda la historia fue como soltar los fantasmas, los miedos y los pequeños traumas (absurdos del todo) que tenía, para poder relativizarlos.

Alejandro Serrano: Las entrevistas de trabajo son a veces de lo más extrañas. ¿Cuál es la situación más absurda que has vivido en este sentido? ¿porqué todos quieren saber si tienes novio o vas a casarte?

Natalia Sanguino: A mí lo que más absurdo me parece siempre es que no te digan de primeras el sueldo o que intenten disfrazar las cosas diciéndote que a veces tendrás que trabajar alguna hora de más, sin aclararte desde el principio que será todos los días o que no te las pagarán. Por eso creo que es justo que la gente mienta en su currículum: de esa manera, cuando las empresas les mientan, la balanza estará equilibrada…

Por alguna razón machista, siempre se cree que a la mujer hay que preguntarle si va a tener niños, o si está casada… No me parece justo. Creo que lo suyo sería no responder nada en ese caso, sin marcarse un discurso feminista, que no hace falta, sino aclarando que como trabajadora, una no está casada ni soltera, simplemente trabajando.

Alejandro Serrano: La relación de Carolina con su madre es especialmente estrecha y habitual. ¿Tanta distancia generacional tienen los jóvenes con sus padres? ¿los padres en general entienden más que las madres el estatus de “parado” o no hay diferencias en este sentido?

Natalia Sanguino: No creo que haya mucha diferencia entre padre y madre, al menos en mi caso, porque los dos trabajan desde hace mucho tiempo. En el libro, la madre está mucho tiempo en casa para que le dé más juego a la relación con Carolina, que además no tiene hermanos. Los padres de mi generación han trabajado desde siempre, al menos en mi entorno, y no han tenido muchas opciones para elegir nunca. De alguna manera, la frustración de Carolina es la de sus padres, porque ellos ven que su hija, que sí ha podido estudiar, ahora no encuentra su hueco en el mundo, que al fin y al cabo es lo que todos buscamos.

Alejandro Serrano: ¿Es la carrera de periodismo distinta de otras? ¿Qué la caracteriza? ¿Esperabas en la facultad que tu experiencia laboral sería como lo es ahora? Si pudieses viajar en el tiempo hacia atrás, ¿qué te dirías?

Natalia Sanguino: Supongo que elegir una carrera u otra marca, porque no es lo mismo estudiar Periodismo, que no es excesivamente difícil y donde a veces una buena nota depende de la voluntad del profesor (lo siento si derribo mitos), y donde, como digo en la novela, la libertad de cátedra hace mucho daño a veces. Me da igual que el profesor de turno haya escrito un libro, si hay otro mejor, deberíamos estudiar ese y no el suyo, pero no suele ser el caso.

En periodismo nos caracterizábamos por estar todo el día debatiendo, analizando y adoptando una actitud irónica y cínica ante el mundo, creo que más para protegernos que otra cosa. También había mucha juerga, claro, y con el bueno tiempo, en la Complutense, es imposible olvidar ese magnífico césped que rodeaba la facultad…

Si pudiese contarle algo a la Natalia de hace… por ejemplo 10 años, le diría que no se tomase tan en serio todo y que se lo va a pasar muy bien y va a conocer gente magnífica y a gente tan tonta que no lo podrá creer.

Alejandro Serrano: ¿El joven “mira al sol sin protección”, como se dice en el libro, “por ignorancia”?

Natalia Sanguino: Sí, o por imprudencia, o por kamikaze… Donde estén unas buenas y "glamourosas" gafas de sol, que se quiten las viseras.

Alejandro Serrano: Gracias por atendernos y esperamos que tu libro tenga el éxito que se merece, nosotros al menos nos hemos divertido mucho con su lectura.

Natalia Sanguino: Mil gracias a vosotros y espero que mucha más gente opine lo mismo del libro… ¡Un saludo!


>Fuente: Fantasymundo.com

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts with Thumbnails